10 trucos de estudio

Se acercan los exámenes finales del primer trimestre y podemos observar cómo se llenan las bibliotecas de estudiantes agobiados por el poco tiempo que les queda para la evaluación final y el montón de apuntes y trabajos que les quedan por estudiar,y es que principal problema que afecta a los estudiantes es la falta de método de estudio y de planificación, ya que a veces el estudiante pasa muchas horas delante de los libros pero tiene la sensación de que son horas que le cunden muy poco y predomina la cantidad de horas de estudio sobre la calidad del tiempo dedicado.

El éxito en los estudios depende en gran medida de una buena planificación.de horas de estudio sobre la calidad del tiempo dedicado, no saben organizar el tiempo disponible ni planificar las semanas de exámenes, y  en algunos casos no llevan las asignaturas al día

Los estudiantes que destacan no son habitualmente los más inteligentes, sino aquellos que saben planificar su trabajo, aplican un buen método de estudio, están motivados y tienen mucha confianza en sí mismo.

La planificación del estudio permite obtener mejores resultados y hacer más llevaderos los estudios, evitando en gran medida los temidos momentos de agobio.

Así que; ¿Cómo podemos hacer que el estudio no suponga estrés, y sea más provechoso?

Os propongo una serie de PAUTAS a seguir que os ayudarán:

1) Lugar y horario de estudio

El lugar de estudio debe ser lo más cómodo posible, debe ser una habitación suficientemente silenciosa, por ello es preferible estudiar en silencio, sin música, o en todo caso con una música tranquila (preferiblemente música clásica) a bajo volumen.

La habitación debe estar suficientemente (no excesivamente)iluminada, preferiblemente con luz natural.

Si se trata de luz artificial es preferible combinar una luz indirecta que ilumine toda la habitación y un foco centrado en la mesa.

El estudiante debe trabajar siempre en el mismo lugar, a ser posible en su habitación y con la puerta cerrada, lo que le permite generar una rutina que le facilita la concentración.

2) Estudia con antelación

No dejes el estudio para última hora el cerebro necesita tiempo para asimilar la nueva información y almacenarla correctamente en la memoria de largo plazo.

El estudiante debe establecer este ritmo de estudio, su “velocidad de crucero”, que le permita llegar a los exámenes sin agobios de última hora.

Estudiar un día mucho y los dos siguientes no hacer nada no es una buena estrategia.

Si uno tiene que realizar diferentes tareas es bueno comenzar por una que tenga una dificultad media (para entrar en calor), seguir por la que más cuesta (cuando se rinde más) y terminar por la más fácil (cuando uno está ya cansado).

Al estudiar es conveniente establecer periodos regulares de descanso, 10 minutos cada hora. Es una manera de despejar la mente y de tomar nuevos bríos para seguir adelante..

Es bueno crearse un hábito de estudio que consiste en estudiar siempre a la misma hora Hay que elegir aquellas horas en las que se rinde más, hace más llevadero el esfuerzo que supone ponerse a estudiar, hay que evitar que sea inmediatamente después de comer (es conveniente un breve reposo), ni muy tarde (uno puede estar ya cansado).

Es conveniente planificar también el fin de semana: el sábado puede ser el mejor día para trabajar, dejando el viernes para descansar (tras una semana de estudio) y el domingo para estar más relajado.

3) Método de estudio

Cada alumno tiene su propio método de estudio. Aunque normalmente adquiramos la información gracias a nuestra memoria visual, hay personas que utilizan otros tipos de memoria y consiguen asimilar mejor los nuevos conocimientos.

Descubre el método de aprendizaje más idóneo y adaptado a tu tipo de memoria predominante y aplícalo a tu forma de estudiar.

Si aprendes mejor con destrezas visuales, organiza y optimiza tu material de manera gráfica y utiliza técnicas de estudio visuales como el subrayado, los esquemas, los gráficos, etc. Si para ti es más eficaz memorizar de forma auditiva, lee tu material y repásalo en voz alta, aprovecha cada ocasión para grabarte y escuchar las grabaciones educativas. Algunos, sin embargo, prefieren hacer uso de sus capacidades manuales p.ej. reescriben el texto que están aprendiendo, delinean el mapa de pensamientos…

4) Memoria lógica

Es importante que entiendas los contenidos que aprendes – es más eficaz asimilar nuevos conocimientos por razonamiento lógico que memorizar mecánicamente la información.

5) Reglas de Mnemotecnia

¿Te cuesta mucho memorizar? Establece asociaciones de ideas y, por ejemplo, invéntate un pequeño poema divertido y lograrás memorizar prácticamente todo. Las reglas de mnemotecnia te ayudarán a memorizar las fechas, cifras y los listados de datos.

6) Elabora buenos apuntes

Tomando buenos apuntes, completos y bien organizados, puedes ganar mucho tiempo porque no tendrás que buscar la información que te falta. Subraya las nociones más importantes con colores distintos para poder diferenciar fechas, nombres, y conceptos; ordena los datos en listados y esquemas, créate un buen mapa en tu mente para tener los conocimientos bien claros y organizados, para ello:

  • Escuchar con atención al profesor: antes de escribir hay que oír al profesor, comprender lo que dice, y sólo entonces anotar las ideas esenciales, describiéndolas con las propias palabras. Esto exige prestar mucha atención. Los apuntes deben ser concisos pero comprensibles, recogiendo todas las ideas relevantes y los detalles significativos.
  • Enumerar las hojas: facilita el tenerlas ordenadas, que no se traspapelen. En la esquina superior se indicará la materia de la que se trata y la fecha
  • Cada tema debe comenzar en un nuevo folio: esto permite añadir al final de cada lección información adicional.
  • Dejar márgenes laterales amplios: permite posteriormente completar los apuntes con información de otras fuentes
  • Usar clasificadores de anillas: permite posteriormente intercalar hojas adicionales con información complementaria.

7) Fases del estudio.

El aprendizaje es un proceso progresivo que va desde una visión general a un conocimiento en profundidad.

La primera vuelta es una toma de contacto con el nuevo tema, consiste en leer el índice de la lección, ver como se estructura, cuales son los apartados y sub-apartados, ver de cuantas páginas consta, etc

A continuación se dará una lectura completa a la lección poniendo la máxima atención. Con ella se pretende saber de qué trata la lección, entenderla, quedarse con las ideas principales

La siguiente vuelta es ya propiamente de estudio, se va leyendo epígrafe por epígrafe, deteniéndose en cada uno de ello, subrayando las ideas principales

La siguiente vuelta es de afianzamiento, es el momento de elaborar una ficha resumen, muy breve y escueta (una cara de un folio, a lo más dos), en la que recoger un esquema de la lección (apartados principales, sub-apartados, ideas principales, datos de interés, etc.).

8) Pásatelo bien.

Estudiar no tiene que ser aburrido. Es más fácil memorizar las cosas si tienes interés. Busca películas, adivinanzas o curiosidades sobre los contenidos a estudiar.

Trata de pensar en tu objetivo con frecuencia y párate a imaginar todo lo que podrás lograr al alcanzarlo. Si no le ves sentido al estudio, trata de crearlo. Te resultará más fácil.

9) Alimentación.

Lo que comes influye en el rendimiento de tu cerebro. Una dieta perfecta, que contribuya al rendimiento óptimo de tu cerebro y a la disminución del estrés, debe contar con cereales, verduras frescas, nueces, pescado y yogur. Evita los productos que te restan energía como el alcohol, café, té, las bebidas con gas, las golosinas o la nicotina. En lugar de tomar estimulantes es preferible tomar infusiones de ginkgo, ginseng o de fosfatidilcolina, que mejoran el funcionamiento del cerebro y facilitan la absorción de algunas vitaminas de complejo B o de la vitamina A.

10) Ayuda a tus compañeros.

Al explicar los conceptos a tus compañeros tienes que verbalizar tus propios conocimientos, lo que obliga a tu cerebro a esquematizarlos, sistematizarlos y repasarlos. Así repasas al mismo tiempo que enseñas.

Anuncios

Aprender a ver la “tele”. Claves para padres.

La televisión presenta unos estereotipos que simplifican la realidad y ayudan a entenderla y controlarla como necesidad humana. Los estereotipos que aparecen en TV facilitan la aparición de prejuicios: varón-mujer, buenos y malos, triunfadores-derrotados, pacíficos-violentos, razas, personas con discapacidad, profesiones, estatus social y económico.

Hay que evitar la identificación de los menores con dichos estereotipos mediante el análisis de los modelos televisivos.

Por otro lado, la violencia física, psicológica y moral que transmite la TV, constituye un riesgo para el menor que se expone con mucha frecuencia. Tiende a identificarse con los contenidos violentos, facilitados por los trucos visuales que las técnicas televisivas utilizan.

Se considera la agresión como un acto intencionado mediante el cual un sujeto pretende hacer daño a otro. La conducta agresiva tiene especial relevancia en la infancia aunque a partir de los seis o siete años, e incluso antes, el niño y la niña es capaz de desarrollar maneras positivas de interacción y de controlar la agresión.

Es fundamental, no obstante, evitar los estímulos que favorecen la agresión y educar actitudes de comprensión hacia los demás.

Los niños y las niñas que ven mucho tiempo la TV además de imitar conductas agresivas, admiten la agresión como una manera aceptable de obtener sus deseos y de solucionar los conflictos.

La TV es violenta, machista, favorece las clases medias y alta y fomenta valores individualistas y hedonistas; el egoísmo y la satisfacción es el móvil de casi todos los argumentos de dibujos animados. Son más importantes los valores que aparecen que la propia violencia.

Otro aspecto a tener en cuenta es el hecho de que la televisión deforma la realidad y puede crear una imagen del mundo como un lugar más hostil de lo que realmente es:

  • Sobredimensiona la violencia social, mientras que minimiza el cumplimiento de la ley.
  • Excluye de la imagen a las personas mayores, discapacitadas y otras minorías.
  • Devalúa a las personas mayores.
  • Exagera la relación que tiene el éxito social y las conquistas sexuales con la adquisición de artículos de consumo.
  • Tiende a mostrar las acciones violentas como la solución común y más sencilla de los problemas que se producen entre las personas.
  • Favorece el consumo excesivo y genera frustración cuando éste es inalcanzable.
  • Desensibiliza al ser humano por la habituación y justificación de la violencia.
  • Confunde la realidad con la ficción.

Como padres o madres:

  • Restringir el horario de ver la TV y no permitir al niño/a que pase excesivas horas en la TV. Dedicar más tiempo a otras actividades.
  • Las niñas y los niños no deben ver la TV solos, sino con una persona adulta que  pueda criticar y comentar las imágenes o expresiones verbales que no son apropiadas o que atentan contra los mínimos cánones de convivencia.
  • En la infancia no se deben ver los programas dirigidos a personas adultas.
  • Se deben seleccionar previamente los programas que se van a ver. Esta costumbre se enseña con el ejemplo.
  • Que sean dibujos animados no significa necesariamente que sean adecuados para menores.
  • La TV no debe interferir en otras actividades prioritarias para la formación de la infancia, ya que limita el tiempo que pueden dedicar a desarrollar otras capacidades. Es mejor optar por actividades de interacción familiar.
  • En edades tempranas se deben ver programas de tipo educativo y formativo; documentales, espacios infantiles, otras culturas, etc.
  • La TV debe estar en un espacio menos sobresaliente del que normalmente está (en el centro del salón).
  • Hay que mostrar a los niños y niñas los mitos y falacias, frente a la auténtica realidad.
  • Llevarlos a ver un estudio real de televisión.
  • Debe ser aprovechada en la escuela y enseñar a analizarla críticamente.
  • Es importante enseñar otras actividades de ocio más interesantes.
  • Protestar cuando un programa no es adecuado para la infancia y es emitido en horarios infantiles (Instituciones de defensa de la infancia. Asociaciones de televidentes, cadenas de televisión. Ministerio de Fomento. Ministerio de Educación).

Inteligencia emocional en el aula.

Últimamente podemos observar que se habla con bastante frecuencia sobre la inteligencia emocional en los medios de comunicación, en gran parte debido a la gran proliferación de libros que desarrolla este tema y a la gran aceptación que tienen, algo normal ya que como sabemos el hombre es un ser social, y las relaciones del hombre con otras personas son origen de sus más profundas satisfacciones y también de sus desdichas, pero, ¿ por qué no es  un objeto fundamental de la educación?

El objetivo principal de la inteligencia emocional es, precisamente, mejorar las capacidades del ser humano para desenvolverse con eficacia en su ambiente social, es decir, mejorar las habilidades o destrezas sociales, algo que incluye el conocer, controlar, modificar, moldear las emociones hacia uno mismo y hacia los demás, pero para ello, es necesario crear nuevos espacios para el aprendizaje y ejercicio de la paz, es decir, experiencias que generen procesos dialécticos y vivenciales a través de los cuales niños y adolescentes lleguen a ser tratados y a tratarse unos a otros, con respeto, como toda persona libre tiene derecho a serlo.

Desde esta perspectiva, una educación emocional tiene como objetivo una educación para la paz, por lo que tendría como finalidad impulsar un cambio social.

Así pues, como posibles estrategias para la prevención de la emociones destructivas y por tanto de la violencia, creo que es necesario adaptar la educación a los cambios sociales  y enseñar a rechazar la violencia y prevenirla incrementando la participación de la familia, la escuela y el resto de la sociedad, desarrollando una democracia participativa, e incluir en el currículo escolar contenidos específicos que ayuden a combatirlo, incluyendo su estudio como materia de enseñanza-aprendizaje, de forma  que se comprenda como un problema que afecta a todo el mundo y no sólo a sus víctimas más visibles, sino que es de naturaleza destructiva para todos los que con ella conviven y contra el cual se puede y se debe luchar; adquiriendo al mismo tiempo las habilidades necesarias para no recurrir a la violencia ni ser víctima de ella.

Por ello sería bueno orientar la intervención de forma que favorezca cambios cognitivos, estimulando la  empatía o rompiendo la asociación entre violencia y poder; y de comportamiento, ayudando a adquirir habilidades que permitan resolver conflictos o expresar la tensión sin recurrir a la violencia. Con ello se favorece la incorporación del rechazo a la violencia en la propia identidad.
Como propuesta, creo que sería beneficioso para el tema que nos atañe, el empleo de las discusiones y debates entre compañeros / as en grupos heterogéneos sobre distintos tipos de conflictos (como los que se producen en el centro educativo, conflictos históricos o los que se reflejan en la prensa a diario), además de fomentar experiencias de responsabilidad y solidaridad en equipos heterogéneos de aprendizaje cooperativo, en los que los alumnos y alumnas aprendan a investigar, enseñar y aprender con compañeros y compañeras que son al mismo tiempo iguales pero diferentes. Experiencias sobre procedimientos positivos y eficaces de resolución de conflictos, a través de las cuales puedan aprender a utilizar la reflexión, la comunicación, la mediación o la negociación para defender sus intereses o sus derechos.
Así se podrá generar en el alumnado estrategias de resolución de conflictos, adquirir un mejor conocimiento de las propias emociones, Identificar las emociones de los demás, prevenir los efectos perjudiciales de las emociones negativas, desarrollar la habilidad de generar emociones positivas, y por tanto, conseguir una mayor competencia emocional en las relaciones sociales.
Con todo ello, la educación emocional nos permite desarrollar objetivos, como enseñar a ser persona, a convivir y a comportase de manera adecuada con los demás, previniendo de esta forma la violencia.
Por todo ello,los objetivos, contenidos y métodos de la educación emocional deberán ocupar un sitio cada vez más amplio y destacado en nuestro sistema educativo, ya que puede contribuir al desarrollo integral de la persona combatiendo el analfabetismo emocional descrito por Goleman en su libro Emociones destructivas,en el que explica que  uno de los elementos de la inteligencia emocional es el autocontrol emocional que se ha definido como “la habilidad para controlar o reorientar los propios estados de ánimo perjudiciales y la tendencia a pensar antes de actuar, así como a reservarse los juicios”. Particularmente, el tema del control de la ira resulta de especial relevancia para mejorar la convivencia y evitar comportamientos violentos.
Libros recomendados:
Emociones destructivas . Daniel Goleman.
Inteligencia Emocional.   Daniel Goleman.
Inteligencia emocional infantil y juvenil.  Linda Lantieri

Claves para educar críticamente mediante el empleo de las TIC

El lenguaje audiovisual, que es el empleado por las TIC, es un lenguaje más estimulante, agresivo y provocador que el lenguaje verbal, se trata de un lenguaje con una fuerte incidencia en la sensibilidad por tanto menos racional, por ello creo que el avance científico tecnológico se ha especializado en utilizar la imagen y en determinados casos a manipularla, manipulando a así la información e intentado que el destinatario piense lo menos posible, no lo analice y por tanto así sea controlado, es decir manipulado,una novela que desarrolla en profundidad este tema es  “1984” de Orwel, ya que está basada en el control de la información por parte de determinados agentes y la manipulación por tanto de ella haciendo creer a los que la reciben lo que le interesa a estos agentes.

Por todo esto, es necesario aprender a saber leer, interpretar y recrear los mensajes transmitidos , ya que las TICs emplean medios que llegan a cientos de millones de personas y cada vez están más expandidas por el mundo, acerca pueblos y culturas y es importante que seamos conscientes de la información que dan ellos y la analicemos para no ser manipulados y creen falsas ideas o imágenes del mundo, reproduzcan estereotipos, etc. ya que en su mayoría se rigen por sus propios intereses y criterios financieros, por lo que nos quedamos en la superficie de las cosas, impresionados por hechos que inciden más o menos fuertemente sobre nosotros, sin censura ni esfuerzo por nuestra parte y ponen de relieve algunos elementos mientras desvalorizan otros, tienden a la uniformidad, manipulan símbolos, etc.
Así pues, me parece importantísimo estar atento a las TICs y saber cómo leer, interpretar y criticar lo que nos trasladan.

Por un lado, creo que para educar críticamente es necesario aprender a interpretar y valorar aquello que se nos ofrece, por esto creo que es importante enseñar a valorar de forma critica la publicidad, las series de tv, la información que recibimos de la prensa, independientemente del medio, la información que aparece en internet, radio, analizar los videojuegos y juegos de rol, etc.

Los padres o familia han de enseñar a sus hijos a utilizar las TICs, compartiendo el uso de estas nuevas tecnologías con los hijos y que animen al dialogo sobre aquello que ven y escuchan. Además, es necesario que controlen los contenidos que ven porque la capacidad de imitación que tiene el niño debe ser orientada hacia el conocimiento de personajes reales y ejemplares y no hacia “héroes imaginarios” como suelen aparecer en los dibujos, series o anuncios, videojuegos, y enseñarles a discernir entre realidad y ficción, resolver las dudas que les surjan, etc., por lo que se deben seleccionar previamente los programas que se van a ver, videojuegos que van a utilizar, los dibujos, puesto que sean dibujos no implica que sean adecuados para niños, las páginas web que puedan visitar, etc. en definitiva enseñarles a ser críticos con lo que ven, escuchan y leen. Además el uso de estas nuevas tecnologías no debe interferir en otras actividades prioritarias para la formación, ya que limita el tiempo que pueden dedicar a desarrollar otras capacidades.

En cuanto a la escuela, todos los centros, de todos los niveles, a través de todas las asignaturas, de forma transversal, longitudinal y horizontal, aprendan a decodificar, a interpretar, a recrear, los mensajes que aparecen, por ejemplo, una actividad podría ser que cada alumno llevase a clase una noticia, anuncio, etc. del medio que quisiese y la analizasen entre todos en clase, dando cada uno su opinión, que buscasen más información sobre esa noticia y analicen que información faltaba o no, si es sesgada, si está manipulada, si esta estereotipada, si puede ser útil, qué les aporta o suscita en ellos, etc. ya que el análisis de contenido pretende clarificar y objetivar los mensajes transmitidos por cualquier medio y así descubrir la estructura interna de la información. Supone un entrenamiento y desarrollo competencial en la habilidad de leer con más atención, captar más completos los mensajes, pretendiendo crear una actitud de distanciamiento pudiendo analizarlo estableciendo diferentes criterios o categorías, ya que, esta tarea investigadora del análisis del contenido, pretende desarrollar una actitud de distanciamiento, de conciencia activa.

También creo que es importante emplear las TICs en el ámbito escolar ya que pueden desempeñar varias funciones, y como he dicho, sabiendo utilizarlas pueden servir como complemento, como suplemento a otros medios, pueden servir para ampliar o extender el conocimiento o para un mejor desarrollo, ya que pueden ser muy útiles con alumnos con necesidades educativas especiales.
Creo que sería bueno que todos estos aspectos quedasen recogidos en el ámbito escolar y familiar, además de en el resto de ámbitos como he señalado anteriormente, trabajando a nivel teórico-práctica presentado problemas y solucionándolos mediante casos prácticos, como puede ser la actividad que he mencionado.

Otra propuesta es que las Administraciones educativas desarrollen una política global y planificada en la que incluyan Planes integrales de formación del profesorado que recojan, por un lado, actuaciones extensivas de concienciación en la necesidad de la integración de las TICs en el currículum escolar, no sólo como auxiliares didácticos y sino también como ámbitos de conocimiento para el desarrollo de un visionado crítico del medio.
Que se fomenten campañas en padres, profesores y alumnos, e incluso entre la comunidad escolar y social, que sensibilicen a estos colectivos sobre la utilidad de una enseñanza y aprendizaje activo de las TICs y también el fomento de asociaciones ciudadanas, que reclamen también una mayor calidad y que se creen espacios que estimulen la creatividad e imaginación de los alumnos, así como espacios culturales y didácticos.

Los medios de comunicación social y, específicamente, las emisoras de televisión son también, sin duda, uno de los ejes básicos para el fomento de la educación de los telespectadores, tienen también una especial responsabilización en la educación de sus audiencias para un consumo activo y selectivo de sus mensajes.
Por esto, creo que sería muy bueno que los medios de comunicación planificasen, espacios que permitan conocer el funcionamiento de las TICs, su oferta objetiva -y no manipuladora o tergiversada- de espacios, los procesos de construcción de las noticias, el trasfondo de los programas, etc.