Parálisis cerebral infantil, ¿Qué es?,¿Qué necesidades educativas especiales presentan los niños que la padecen?

Con esta entrada se pretende dar a conocer qué es la parálisis cerebral, y qué necesidades educativas especiales presentan, por lo general, los niños que la padecen, así como resaltar que se puede integrar al alumno con PC en un aula ordinaria, si no presenta una afectación grave, sin la necesidad de llevarlo a centros de educación especial.

La PC describe un grupo de trastornos del desarrollo del movimiento y la postura, causantes de limitación de la actividad, que se atribuyen a trastornos no progresivos que ocurrieron en el cerebro fetal o infantil en desarrollo. Los trastornos motores de la PC se acompañan a menudo de trastornos sensoriales, cognitivos, de la comunicación, perceptivos y/o de conducta, y/o por un trastorno convulsivo.

“La prevalencia de PC globalmente se encuentra aproximadamente entre 2 y 3 por cada 1.000 nacidos vivos, con 1,5 por cada 1.000 en algunos estudios.” (Robaina-Castellanos et al., 2007, p.110).

Es importante destacar el proyecto europeo para la vigilancia epidemiológica de la PC (SCPE), donde España participa a través de un grupo de investigadores del Hospital 12 de Octubre, que han iniciado un registro de PC de base poblacional.

¿Qué es la parálisis cerebral infantil?

La definición de parálisis cerebral adoptada por la  Confederación ASPACE es la siguiente:

“Un trastorno  global de la persona consistente en un desorden  permanente y no inmutable del tono, la postura y el  movimiento, debido a una lesión no progresiva en el cerebro  antes de que su desarrollo y crecimiento sean completos”.

Los rasgos de la parálisis cerebral generalmente admitidos son:

Una lesión en el encéfalo; que puede producirse desde el inicio del embarazo, hasta los tres años de vida del niño.

Esta lesión de parálisis cerebral es irreversible, permanente y no progresiva. Una persona con parálisis cerebral puede tener diferentes síntomas a lo largo de su vida debido a la plasticidad cerebral; con alteraciones en la postura del cuerpo, en el tono muscular y en el movimiento del niño, además de trastornos relacionados con la percepción, con lo sensorial, lo cognitivo, con problemas respiratorios; y por último con problemas en el lenguaje y en la conducta.

Además es la causa más frecuente de discapacidad entre los niños; afectando a todas las personas independientemente de su sexo, raza o condición social. Y que a pesar de los avances científicos para prevenirla y tratarla, en los últimos años ha aumentado.

TIPOS DE PARÁLISIS CEREBRAL

No hay un tipo de síntomas que agrupen a la parálisis cerebral. Al darse una lesión en el cerebro, los músculos no reciben correctamente los movimientos que tienen que llevar a cabo. Este daño genera distintos tipos de parálisis cerebral.

Se puede hacer una clasificación según la parte del cuerpo que es afectada por la parálisis:

  • Hemiplejia: está afectado uno de los lados del cuerpo, mientras que la otra funciona correctamente.

Los niños con esta parálisis andan de puntillas más tiempo, porque tienen los tendones de los tobillos tirantes. Normalmente los miembros afectados son más cortos y delgados.

El lenguaje suele retrasarse, pero su nivel de inteligencia es normal.

  • Diplejía: afecta a las cuatro extremidades del cuerpo. Afecta de mayor forma a las extremidades inferiores.

Los niños que tienen este tipo de parálisis suelen necesitar de algún tipo de aparato, como puede ser un andador para caminar.

No presentan problemas en el lenguaje ni en inteligencia.

  • Tetraplejia: afecta a todos los miembros del cuerpo. Con frecuencia afecta también a la cabeza y al tronco.

Existen trastornos considerados más importantes como son:

  • Parálisis cerebral espástica: la corteza cerebral no funciona con normalidad. Los músculos se contraen todos a la vez y no puede darse movimiento.

Suele ir asociada a un retraso mental. Presentan daños o malformaciones en el cerebro.

Normalmente no pueden andar, ni hablar.

  • Parálisis cerebral atetoide: la parte central del cerebro no funciona bien. El niño presenta movimientos involuntarios que interfieren con los movimientos normales. Esos movimientos aparecen más en reposo y se incrementan con excitación, inseguridad y esfuerzos.
  • Parálisis cerebral atáxica: en este tipo de parálisis el cerebelo es la parte afectada. Se aprecian problemas de equilibrio y de destreza manual.

Suelen tener una mala coordinación y andan de manera inestable.

  • Parálisis cerebral mixta: puede darse una mezcla de los tres tipos de las parálisis anteriores, ante esto es difícil un diagnóstico preciso.

Han sido múltiples las clasificaciones de PC, las cuales se han llevado a cabo atendiendo a variados criterios y objetivos. La clasificación que engloba múltiples ejes, y que resulta útil tanto para el análisis clínico como para estudios poblacionales y se resume en la siguiente tabla extraída de Robaina-Castellanos et al., (2007, p.115):

Figura. Clasificaciones de parálisis cerebral y objetivos a los cuales se orientan. DSB-PV: daño a la sustancia blanca periventricular; GMFCS: sistema de clasificación de función motora gruesa; HIC: hemorragia intracraneal; HIV: hemorragia intraventricular; PEDI: inventario de evaluación pediátrica de discapacidad

CAUSAS 

La parálisis cerebral puede ser y tener diferentes causas según la Confederación ASPACE (Confederación Española de  Federaciones y Asociaciones de Atención a las Personas  con Parálisis Cerebral y Afines), son las siguientes:

  • Prenatales: se dan por infecciones intrauterinas. Por intoxicación, a causa de la ingesta de algún medicamento o de productos tóxicos para la salud. También pueden darse por exponerse a radiaciones. Se dan en el 35% de los casos.
  • Perinatales: por un parto prematuro, por fallos mecánicos, en general todo parto que produzca sufrimiento. Son el 55% de los casos.
  • Postnatales: encefalitis, meningitis, lesiones traumáticas, ingesta de productos tóxicos. Representan el 10% de los casos.

Este tipo de parálisis se llama congénita. Un número pequeño de niños tiene la parálisis cerebral adquirida, esto quiere decir que se da después del nacimiento. Una meningitis, una lesión en el cráneo por un accidente de tráfico, una caída, un abuso.

  • Desarrollo anormal del cerebro: se producen interrupciones en el crecimiento del cerebro durante el desarrollo del feto. Esto produce malformaciones.
  • Hemorragia cerebral: en este tipo de hemorragia el sangrado se produce centro del cerebro, es causado por vasos sanguíneos que se han bloqueado o que se han roto.
  • Daño cerebral causado por falta de oxígeno en el cerebro: se produce asfixia por falta de oxígeno en el cerebro, se produce por una interrupción en la respiración. Se produce en muchas ocasiones por el estrés que sufre el bebé en el parto.

Existen muchos factores de riesgo que pueden producir daños cerebrales en el bebé, estos factores pueden darse tanto en el embarazo, como durante el parto:

  • Bajo peso de nacimiento y nacimiento prematuro: el riesgo aumenta si los niños nacen con menos de 37 semanas, también influye en peso con el que nazca el bebe.
  • Nacimientos múltiples: los gemelos, mellizos, trillizos, o embarazos de más niños a la vez, sin necesidad de ser prematuros, tienen un mayor riesgo de sufrir parálisis cerebral.
  • Infecciones durante el embarazo: las enfermedades infecciosas pueden infectar al útero y la placenta lo que conlleva una inflamación en el feto y posibles daños en el sistema nervioso central.
  • Incompatibilidad sanguínea: esta incompatibilidad se da cuando el grupo sanguíneo de la madre es distinto al del bebé. Como las células sanguíneas se mezclan, por ejemplo si la madre es positiva y el bebé negativo, la madre crea anticuerpos que perjudican al bebé.
  • Exposición a sustancias tóxicas: si las madres se han expuesto a sustancias tóxicas durante en el embarazo, el bebé sufre un mayor riesgo de tener parálisis cerebral.
  • Madres con anormalidades, tiroideas, con retraso mental o convulsiones: una madre con alguna de estas características, tiene probabilidad de tener un hijo con parálisis cerebral.
  • Presentación de nalgas: los bebés que tienen parálisis cerebral tienen más probabilidades de estar de nalgas a la hora del parto.
  • Trabajo de parto y partos complicados.
  • Pequeño para la edad gestacional: bebés más pequeños de lo normal, que han sufrido problemas para crecer en el útero.
  • Puntuación de Apgar baja: cuanto más alta es la puntuación menos probabilidades de tener parálisis cerebral.
  • Convulsiones: si el bebé tiene convulsiones tiene más probabilidad de tener parálisis.

Otras afecciones que están relacionadas con la parálisis cerebral son:

  • Retraso mental: dos tercios de las personas que sufren parálisis cerebral tienen unido un daño intelectual.
  • Trastornos convulsivos: la mitad de los niños con parálisis tienen convulsiones.
  • Retraso madurativo y desarrollo: es común en estos niños un síndrome llamado falla de crecimiento, suelen tener bajo peso, estatura más baja.
  • Deformidades en la columna: Las deformidades de la columna: curvatura (escoliosis), joroba (cifosis), y espalda en montura (lordosis), están asociadas con la parálisis cerebral.
  • Visión, audición y lenguaje deteriorados: muchos niños con parálisis tienen estrabismo, en el adulto provoca visión doble, mientras que en los niños no recibe las señales de uno de los ojos.Presentan un deterioro auditivo. En el habla y lenguaje, presentan problemas más de un tercio de las personas con parálisis cerebral.
  • Babeo: algunas personas con parálisis cerebral babean porque no controlan los músculos del cuello, de la boca y de la lengua.
  • Incontinencia: presentan poco control para mantener los músculos de la vejiga cerrada.

Existen otros problemas derivados o asociados a la parálisis cerebral. Estos problemas pueden ser los siguientes:

  • Problemas visuales: el problema más común es el estrabismo.
  • Percepción espacial: presentan dificultades para relacionar su cuerpo con el espacio que les rodea.
  • Oído: los problemas auditivos son poco frecuentes.
  • Habla: su capacidad de hablar va  depender de otras circunstancias, como puede ser su capacidad intelectual, su habilidad motriz…
  • Epilepsia: suele afectar a uno de cada tres niños con parálisis cerebral.
  • Dificultades de aprendizaje: puede presentar dificultades por problemas como son la atención, la concentración, también alteraciones motóricas.

En muchas ocasiones lleva asociado un retraso mental y trastornos de conducta.

  • Otros problemas: infecciones respiratorias, alteraciones de conducta, trastornos de

DIAGNÓSTICO

¿Cómo diagnostica un médico la parálisis cerebral?

Según el National Institute of Neurological Disorders and Strocke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares; NINDS), la parálisis cerebral, puede ser detectada desde el nacimiento, ya que van apareciendo los signos precoces. También hay que decir que esta, la parálisis cerebral, es detectable en la mayoría de los niños durante los dos primeros años de vida, aunque si los síntomas son leves, el médico no puede hacer un diagnóstico fiable antes de los 4-5 años.

La parálisis cerebral es diagnosticada mediante una evaluación de las habilidades motoras del niño, una observación de su historia clínica y buscando los síntomas más característicos, como son: desarrollo lento, tono muscular anormal y postura inusual.

TRATAMIENTO

¿De qué tratamientos específicos se dispone?

El National Institute of Neurological Disorders and Strocke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares; NINDS), nos propone una serie de distintos tratamientos utilizados en la parálisis cerebral.

El más común y el que más se utiliza desde que la parálisis en detectada en las fisioterapia. Esta se empieza a utilizar desde los primeros años de vida o nada mas dado el diagnostico. Se usa grupos específicos de ejercicios y actividades para evitar el debilitamiento o el deterioro de los músculos que no se usan y evitar que los músculos no se queden en una posición rígida y anormal.

Otros tipos de tratamiento pueden ser:

  • Terapia ocupacional: Se encarga en potenciar las funciones de tronco, mejorar la postura y sacar mayor provecho de la movilidad del niño. Se le enseña al niño a aprender las actividades básicas de la vida cotidiana, esto ayuda al niño a aumentar su autoconfianza.
  • Terapias recreativas: En los niños con una parálisis leve para mejorar las habilidades motoras. Mejora en el lenguaje, en la autoestima y en el bienestar emocional.
  • Terapias físicas controvertidas: Fisioterapia donde los niños aprenden habilidades motoras al mismo tiempo que lo hacen los niños sin parálisis. Se empieza por enseñar a gatear sin tener en cuenta la edad, para luego avanzar y enseñar a caminar. Dentro de esta terapia, se encuentra la técnica de Bobath y la Educación conductiva.
  • Terapia del habla y del lenguaje: una gran parte de los niños afectado tienen graves dificultades para producir el lenguaje, en hacer gestos manuales y expresiones faciales, y les cuesta mucho mantener una conversación. Desarrollan ejercicios para ayudar a los niños a sobrellevar las dificultades de la comunicación. Otras ejercidos desarrolladas en esta terapia, ayudan a aprender habilidades sociales, enseñándoles a mantener la cabeza erguida, el contacto visual, etc. También enseñan a utilizar dispositivos especiales de comunicación.

Cuando los niños con parálisis tienen dificultades para comer y beber, se les da un tratamiento específico para problemas con la comida y el babeo, estas dificultades son debidas a que los niños nos tienen control de los músculos de la boca, de la mandíbula y de la lengua.

Tratamientos farmacológicos

Existen varios tipos de medicamentos, denominados medicamentos orales, estos pueden ser diazepam, baclofén, dantrolene sódico y tizanidina. Estos, se utilizan para relajar los músculos rígidos o hiperactivos. Son bastantes adecuados para aquellos niños que necesitan una reducción leve del tono muscular.

De vez en cuando se usan “lavados” con alcohol, estos son inyecciones de alcohol en los músculos para reducir las espasticidad. Este tratamiento incluye dolor y entumecimiento.

Para los músculos hiperactivos, utilizan tratamientos de inyección local mediante la toxina botulínica (BT-A). Esta toxina relaja los músculos y aumenta el movimiento de los músculos objetivos. Estas inyecciones funcionan de manera más eficaz cuando los niños tienen control alguno sobre sus movimientos.

NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES

Según la LOE “se entiende por alumnado que presenta necesidades educativas especiales, aquel que requiera, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas específicas derivadas de discapacidad o trastornos graves de conducta”. Las necesidades pueden ir de leves y transitorias a graves y permanentes. La respuesta educativa hace referencia a las adaptaciones que debe realizar el medio educativo para proporcionar la atención correcta  a las necesidades que los alumnos puedan precisar a lo largo de su etapa escolar. Estas adaptaciones pueden ser de dos tipos:

  1. Adaptaciones en los elementos de acceso al currículo: recursos personales, materiales y formales imprescindibles para que el alumno con P.C. y discapacidades afines pueda tener acceso al currículo básico.
  2. Adaptaciones en los elementos básicos del currículo: Objetivos y/o contenidos, estrategias de enseñanza-aprendiza-je y evaluación.

Existen 4 modalidades de escolarización:

  • Centros ordinarios: indicados para alumnos que pueden seguir el currículo ordinario y el que puede seguirlo con adaptaciones más o menos significativas y/o refuerzos educativos. Deberá tener un equipo docente, un equipo de orientación educativa psicopedagógica (por sector), un departamento de orientación, un psicoterapeuta (PT), un especialista en audición y lenguaje, un auxiliar técnico educativo, un educador social (E.S.O) y u centro de apoyo al profesorado.
  • Centro de integración preferente: indicados para alumnos con discapacidad sensorial, motóricas y trastorno general del desarrollo (TGDS) cuando requieran recursos excepcionales. Dispondrá de los mismos recursos humanos que un centro ordinario incluyendo un intérprete de lengua de signos.
  • Centro de educación especial: indicado para alumnos con NEAE´s extensas y permanentes que requieran una reordenación global de las enseñanzas y una atención específica especializada. Van a requerir un equipo docente en el cual los tutores van a ser PT, un equipo de orientación educativa psicopedagógica, especialista en audición y lenguaje y un logopeda, un auxiliar técnico educativo, un departamento de orientación, un intérprete de lengua de signos, un fisioterapeuta, un médico o A.T.S. y un profesor técnico de servicios a la comunidad.
  • Centro de escolarización combinada: indicado para alumnos que pudiendo escolarizarse en un centro ordinario también necesita recursos y medidas educativas que solo puede proporcionarle el centro de educación especial. Los recursos humanos son todos los del centro ordinario más los de educación especial.

DETECCIÓN DE NECESIDADES

Las necesidades del alumno con parálisis cerebral, entendiendo como “necesidades educativas la identificación sistemática de las necesidades o la evaluación del individuo para determinar el nivel apropiado de servicios y apoyos educativos necesarios” (Muñoz Cantero; Martín Betanzos, 2008, p. 188). Estará dividido en tres ámbitos según la estimulación que se va a realizar en la intervención del caso: Física, Logopédica, y Sensorial; porque son aspectos importantes en la vida del discapacitado motórico y más especialmente en la vida del alumno con parálisis cerebral.

Intentando con todo ello aumentar la autonomía personal del alumno, para que sea capaz, lo más posible, de realizar las actividades cotidianas por sí mismo, sin que se produzca una situación de dependencia o vulnerabilidad. Con el fin de lograr una verdadera integración, no sólo escolar, sino familiar, social y laboral.

 Intervención educativa en educación infantil

En el primer ciclo (0-3) los niños con parálisis cerebral se pueden escolarizar en centros ordinarios con apoyo de profesionales especializados en atención temprana. Así estarán atendidos desde el primer momento.En el segundo ciclo (3-6) los alumnos con parálisis cerebral podrán pasar a un centro específico.

La educación infantil abarca desde los 0-6 años y esta educación carácter basado en la prevención y compensación, ya que la intervención temprana se realiza con el fin de evadir problemas en el desarrollo. La atención a los niños en este periodo de edad (0-6) se ha desarrollado bajo modelos distintos, con responsabilidades y fines diferentes; por lo que es en este momento (2005) cuando nacen las guarderías como un servicio de ayuda social para las familias, sin una clara intencionalidad educativa. GAT. (2005)

Los objetivos están centrados en favorecer el desarrollo de los niños, proporcionándoles experiencias para una evolución más completa.

Antes de realizar la adaptación curricular es necesaria una evaluación psicopedagógica para decidir el tipo de escolarización. Es necesaria una evaluación inicial del colegio antes de la intervención:

–        Entrevista con padres y familia.

–        Informes del equipo de diagnóstico

–        Información en los primeros encuentros

–        Con estos datos se realiza la adaptación curricular

Según la GAT (2005):

Los profesionales de los CDIAT deben informar a la escuela sobre la situación del niño y de la familia en el momento de integrarse en ella. Posteriormente y en colaboración con el equipo escolar y los educadores se podrán fijar espacios en los que se revisen o se discutan los objetivos pedagógicos, las estrategias de aprendizaje, y la utilización de suficientes recursos materiales o personales para poder cumplir los objetivos prefijados. También convendrá participar en el proceso de toma de decisiones sobre la modalidad de escolarización.

La organización de las actuaciones de intervención temprana requiere:

–        La constitución de los servicios sociales de atención primaria como lugar de referencia y detección de estas situaciones.

–        La articulación de los servicios sociales de atención primaria con los equipos especializados de menores o de infancia y adolescencia, y salud mental.

–        La coordinación de los equipos de menores con los centros de Desarrollo Infantil y Atención Temprana para plantear un proyecto de intervención.

Los objetivos que se trabajan en esta etapa son:

–        Conocimiento corporal y construcción de la identidad

–        Conocimiento y participación en el medio físico y social

–        Comunicación y lenguaje

Las recomendaciones para profesores:

–          Ponerse a la altura de los ojos cuando nos comuniquemos con el niño.

–          Utilizar ceras ó lápices gruesos para facilitar el posicionamiento con el lápiz.

–          Utilizar juegos que permitan un entrenamiento direccional de la mirada de izquierda a derecha.

–          Mesas con escotadura para mejorar el posicionamiento y el apoyo de miembros superiores.

–          Necesidad de sujeción para atetósicos.

–          Para el babeo – dispositivos para que no cale.

–          Cuidar que no se produzca un desplazamiento de la espasticidad a las articulaciones más próximas

NORMATIVA REFERIDA A LOS ACNEES

La primera ley que hizo mención a este tipo de alumnado y de personas en general, con algún tipo de minusvalía o discapacidad fue la LISMI (Ley de Integración Social de los Minusválidos) creada el 7 de abril de 1982.

Posteriormente se aprobó la Lay de dependencia, el 14 de diciembre del 2006. La presente Ley tiene por objeto regular las condiciones básicas que garanticen la igualdad en el ejercicio del derecho subjetivo de ciudadanía a la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, en los términos establecidos en las leyes, mediante la creación de un Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, con la colaboración y participación de todas las Administraciones Públicas y la garantía por la Administración General del Estado de un contenido mínimo común de derechos para todos los ciudadanos en cualquier parte del territorio del Estado español.

Para finalizar con esta evolución normativa, la LOE (Ley Orgánica de Educación) creada el 3 de mayo de 2006. Esta ley habla de este tipo de alumnados en el artículo 73: “Se entiende por alumnado que presenta necesidades educativas especiales, aquel que requiera, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas específicas derivadas de discapacidad o trastornos graves de conductadentro del  capítulo 1 “alumnado con necesidad específica de apoyo educativo” y del título 2: equidad de la educación.

Dislexia; medidas de atención a la diversidad, orientación al profesorado y a las familias.

Un sistema educativo inclusivo se caracteriza por el ofrecimiento de una respuesta educativa de calidad a todo el alumnado, con independencia de sus circunstancias personales o sociales. Para garantizar dicha respuesta educativa, es necesario poner a disposición del alumnado y de la comunidad educativa en su conjunto una extensa gama de recursos personales, materiales y espacios que contribuyen a que el alumnado cuente con las condiciones necesarias para alcanzar el máximo rendimiento posible. El alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, se entiende como aquél que, en algún momento de su escolarización a lo largo de toda ella, requiere de ayudas específicas, medidas diferenciadas y recursos complementarios para desarrollar todo su potencial de aprendizaje. La atención a este alumnado implica, en primer lugar, el conocimiento de sus características, de sus necesidades y de las estrategias más eficaces para una adecuada atención educativa.  

¿QUÉ ES LA DISLEXIA?

Actualmente coexisten en la comunidad científica diferentes modelos teóricos en el abordaje de la dislexia, dando lugar a diferentes teorías y concepciones. Atendiendo a las características comunes encontradas en las diversas conceptualizaciones podemos decir que se llama dislexia a la incapacidad de origen neurobiológico que presentan algunas personas para leer y escribir correctamente, sin tener por otro lado, una discapacidad intelectual, motriz, visual o en cualquier otro ámbito que explique mejor dicho trastorno.

La característica fundamental es una dificultad para la adquisición y uso de la lectura y la escritura. Desde la perspectiva educativa, la definición que más extensión está teniendo es la que identifica la dislexia como un trastorno específico del aprendizaje de la lectura de base neurobiológica, que afecta de manera persistente a la decodificación fonológica (exactitud lectora) y/o al reconocimiento de palabras (fluidez y velocidad lectora) interfiriendo en el rendimiento académico con un retraso lector de al menos dos años. Suele ir acompañado de problemas en la escritura. Se da en personas con un desarrollo cognitivo o inteligencia normal o alta. Es un trastorno que no puede ser explicado por discapacidad sensorial, física, motora o intelectual, ni por falta de oportunidades para el aprendizaje o factores socioculturales.

Los problemas que presenta el alumnado con dislexia en el aula se concretan en distintas áreas: pensamiento, habla, lectura, escritura, deletreo y /o dificultad para manejar símbolos matemáticos. Es un importante factor de abandono de la escuela y la más frecuente de las dificultades en la lectura y el aprendizaje.

El alumnado con dislexia constituye el 80% de los diagnósticos de los trastornos del aprendizaje situándose la prevalencia en torno al 2-8% de las niñas y niños escolarizados. Hay mayor porcentaje entre los niños que entre las niñas, y es bastante habitual que cuenten con antecedentes familiares, aunque dichos familiares no siempre hayan sido diagnosticados. Aunque tiene carácter evolutivo, también puede ser causada por traumatismo cerebral o por enfermedad.

Suele estar asociada al trastorno del cálculo y de la expresión escrita, siendo relativamente raro hallar alguno de estos trastornos de manera aislada. También son frecuentes en las personas que la padecen los problemas de atención, que pueden acompañarse de impulsividad. Durante el periodo escolar pueden también aparecer problemas emocionales y de conducta.

CAUSAS Y TIPOS DE DISLEXIA.

dislexiaAlgunos autores y autoras distinguen entre los conceptos de dislexia adquirida y dislexia evolutiva.La dislexia adquirida es aquella que sobreviene tras una lesión cerebral concreta, mientras que la dislexia evolutiva es la que se presenta en el alumno o alumna que de forma inherente presentan dificultades para alcanzar una correcta destreza lectora, sin una razón aparente que lo explique.

Actualmente se reconoce que existen factores hereditarios que predisponen a padecerla.

 

 

CARACTERÍSTICAS DEL ALUMNADO CON DISLEXIA.

Las investigaciones de los últimos años hablan de dislexia como síndrome que se manifiesta de múltiples formas. La mayoría de las personas disléxicas presentan algún tipo de déficit auditivo/fonológico, viso-espacial o psicomotor. Siempre se presentarán:

  • Dificultades en el lenguaje escrito.
  • Serias dificultades en la ortografía.
  • Lento aprendizaje de la lectura.
  • Dificultades para comprender y escribir segundas lenguas.

A menudo, podrán presentarse:

  • Dificultades en matemáticas, especialmente en el aprendizaje de símbolos y series de cifras, como las tablas de multiplicación, problemas de memoria a corto plazo y de organización.
  • Dificultades para seguir instrucciones y secuencias complejas de tareas.
  • Problemas de comprensión de textos escritos.
  • Fluctuaciones muy significativas de capacidad.

A veces, en función del tipo de dislexia o de cómo ésta haya afectado al alumno o alumna, pueden presentarse:

  • Dificultades en el lenguaje hablado.
  • Problemas de percepción de las distancias y del espacio.
  • Confusión entre la izquierda y la derecha.
  • Problemas con el ritmo y los lenguajes musicales.

La dislexia presenta una sintomatología común, pero no necesariamente acumulada; pueden presentarse, a modo de aproximación, algunas de las siguientes características:

 

DETECCIÓN DEL ALUMNADO CON POSIBLES NECESIDADES ESPECÍFICAS DE APOYO EDUCATIVO DERIVADAS DE DISLEXIA.

Los síntomas de dislexia en un niño o niña suelen aparecer tempranamente, cuando se inicia el aprendizaje de la lectura y escritura. Así, es en la etapa de Educación Primaria cuando puede establecerse con firmeza el diagnóstico de dislexia y son fundamentalmente los maestros y maestras quienes en primer lugar pueden identificar la presencia de ciertas dificultades en el alumno o alumna.  

    • Necesidades específicas de apoyo educativo:dislexia

Necesidades en los aprendizajes escolares: lectura, escritura y matemáticas.

Necesidades en el desarrollo cognitivo y metacognitivo.

Necesidades en el desarrollo lingüístico.

Necesidades en el desarrollo afectivo, social y conductual.

Necesidades en el desarrollo motor

Necesidades derivadas de la organización de la respuesta educativa.

 

 

MEDIDAS DE ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD.

Entre las medidas para dar respuesta a la diversidad del alumnado y que, por lo tanto, son aplicables al alumnado con dislexia, encontramos las siguientes:

Agrupamientos flexibles que consisten en formar grupos reducidos de alumnos y alumnas en cada clase según criterios de capacidad o intereses. Esta medida tendrá un carácter temporal y abierto y, en ningún caso supondrá discriminación para el alumnado más necesitado de apoyo.

Desdoblamientos de grupos en las áreas y materias instrumentales con la finalidad de reforzar su enseñanza.

Apoyo en grupos ordinarios, mediante un segundo profesor o profesora dentro del aula, preferentemente para reforzar los aprendizajes instrumentales básicos en los casos del alumnado que presente un importante desfase curricular en su nivel de aprendizaje en las áreas de Lengua castellana y de Matemáticas. Modelo flexible de horario lectivo semanal que se seguirá para responder a las necesidades educativas concretas del alumnado.

Programas de refuerzo de las áreas instrumentales básicas. Tienen como fin asegurar los aprendizajes básicos de Lengua Castellana y Literatura, Primera Lengua Extranjera y Matemáticas que permitan al alumnado seguir con aprovechamiento las enseñanzas de Educación Primaria o de Educación Secundaria Obligatoria.

Programas de refuerzo para la recuperación de los aprendizajes no adquiridos destinados al alumnado que promocione sin superar todas las áreas o materias.

Planes específicos personalizados para el alumnado que no promocione de curso orientado a la superación de las dificultades detectadas en el curso anterior. Adaptaciones curriculares. Son las modificaciones en los elementos del currículo para dar respuesta a los alumnos y alumnas con necesidades específicas de apoyo educativo.

Programas de diversificación curricular en la Educación Secundaria destinados al alumnado que, tras la oportuna evaluación académica y psicopedagógica, se considere que precisa una organización distinta de los contenidos y materias y una metodología específica para obtener el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria.

Programas de cualificación profesional inicial que tienen como objetivo favorecer la inserción social, educativa y laboral del alumnado destinatario y facilitarle la obtención del Título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria.

ORIENTACIONES AL PROFESORADO.

  A)     Para la mejora de los aspectos curriculares y/o académicos.

1º Proximidad en su ubicación en el aula (lo más cerca posible del profesor o profesora y de la pizarra).

  • La proximidad con los centros de interés: la pizarra, el y la docente, etc, le facilitan una atención más focalizada, más dirigida.
  • También ayuda al maestro o maestra el control y la supervisión de la realización de la tarea.
  • Aumenta su motivación.

2º Comprobar siempre que el niño o la niña ha comprendido el material escrito que va a manejar; explicárselo verbalmente.

3º Abundar en la evaluación oral de los conocimientos del alumnado:

  • Si el medio de información más eficaz para el niño o la niña es el lenguaje hablado, también será el mejor medio para evaluarle.

4º Informarle de cuándo leerá en voz alta en clase, así como de los resultados que se esperan.

  • Es preciso disminuir, de manera significativa, la frecuencia de lectura en voz alta. Pero es importante que el niño o la niña mantenga la expectativa de poder demostrar lo que aprende, aunque sea más lentamente.

5º No se le deben dar textos largos para leer.

  • En función de la velocidad lectora desarrollada se puede calcular el tamaño del párrafo que le podemos pedir.
  • Se trata de que esa lectura no le lleve más tiempo que a otro niño o niña; se recorta en la cantidad a leer, no se aumenta el tiempo de lectura.

6º Demostrarle nuestro interés por él o ella y por sus aprendizajes.

  • Hacerle ver que estamos pendientes no para corregirle sino para ayudarle.
  • Recordarle algo que hizo bien “el otro día”, preguntarle por sus dificultades concretas mientras realiza un ejercicio, animarle ante esas dificultades, explicárselas y apoyarle.

7º Puede ser importante, en según qué actividades, que el alumnado disléxico esté rodeado de los compañeros y compañeras más competentes de la clase.

  • En trabajos de grupo, el niño o la niña con dislexia puede sentir mayor motivación en medio de sus iguales más competentes.
  • Aunque habría que estar muy pendientes de que tuviera la ocasión y la realizara, de aportar al grupo su parte creativa en ese trabajo común.

8º Es conveniente ser flexible cuando se les exige una correcta ortografía y un uso adecuado de los signos de puntuación ya que son tareas que resultan muy complejas para estas personas ya que es la parte más formal del lenguaje escrito y le resulta muy dificultoso. A este alumnado, sencillamente, le cuesta automatizar las reglas ortográficas aunque las conozca a nivel teórico.

9º Establecer criterios para su trabajo en términos concretos que pueda entender.

  • Evaluar sus progresos en comparación con sí mismo o misma.
  • Ayudarle en los trabajos en las áreas que necesita mejorar, o tolerar ayudas externas (colaboración familiar).
  • Darle tiempo para organizar sus pensamientos y para organizar su trabajo.

10º No dejarle que corrija sus dictados solo o sola.

11º No hacerle escribir en la pizarra ante toda la clase.

12º Favorecerle el acceso y el uso de la informática o de aparatos electrónicos en función de su edad.

  • Los medios informáticos pueden ser de gran ayuda en cuanto a la corrección ortográfica.

13º Comentar con el niño personalmente la corrección por escrito de los ejercicios realizados en clase.

14º No limitarle su actividad a tareas simples, sino saber dosificarle la cantidad de trabajo.

15º Pedirle menos cantidad de tareas para la casa, aunque sin vacilar en ponerle algún ejercicio difícil. Personalizar la demanda.

16º No dudar en repetirle y explicarle las cosas las veces que sea necesario.

17º Escribir y escuchar (dictado o apuntes) simultáneamente puede resultarle muy difícil. El uso de esquemas y gráficos en las explicaciones de clase permiten al niño o la niña una mejor comprensión y favorecen una mejor funcionalidad de la atención.

B)      Para la mejora psicológica, social y emocional del alumnado.

La población con dislexia suele agravar su problema con las consecuencias psicológicas que le produce la propia situación que viven en el día a día; de hecho, muchos de ellos y ellas derivan en depresión, ansiedad, baja autoestima, etc. Por este motivo, es importante:

  • Demostrarle que se conoce su problema y que se le va a ayudar.
  • Valorar los trabajos por su contenido, sin considerar los errores de escritura.
  • Hacerle ver y destacarle los aspectos buenos de sus trabajos.
  • No esperar que alcance un nivel lector igual al de otros niños y niñas.
  • Saber que requiere más tiempo que los demás para terminar sus tareas.
  • Aceptar que se distraiga con mayor facilidad que el resto de compañeros y compañeras, ya que las tareas de lecto35 escritura conllevan un sobreesfuerzo.
  • Demostrarle interés por su manera de funcionar en las tareas.
  • No frenar su imaginación.
  • Darle unas bases sólidas de metodología y de organización de la tarea.
  •  Nada de piedad, pero sí indulgencia y perseverancia.
  • Darle otras responsabilidades alternativas dentro de la clase.
  • Estimularle constantemente sin bloquearle psicológicamente.
  •  Es fundamental ser consciente de la necesidad de que se desarrolle su autoestima.

  C)      Considerar sus dificultades en la evaluación: La evaluación de estos niños y niñas no debe ser puntual sino continuada y, nunca basada sólo en los resultados de los exámenes, sino con respecto a la globalidad del aprendizaje a lo largo del proceso de evaluación.

 

INTERVENCIÓN INDIVIDUALIZADA: LA ADAPTACIÓN CURRICULAR.

Una de las medidas educativas destinadas al alumnado disléxico son las adaptaciones curriculares. Para estos alumnos y alumnas, al no ser considerados como alumnado con necesidades educativas especiales, las adaptaciones que se realicen son no significativas, tales como:

a) Ofrecer alternativas a la enseñanza mediante el texto escrito, por ejemplo, a través del canal auditivo o visual.

b) Dotarles de medios informáticos y tecnología asistida.

c) Aumentar el tiempo requerido para hacer ciertas tareas que impliquen el lenguaje escrito, como por ejemplo, los exámenes. Estas adaptaciones son necesarias y, aunque no tienen legalmente que recogerse en el expediente del alumno o alumna, en el caso del alumnado disléxico sí que es importante que se adjunten al mismo.

A)     Intervención específica:

La reeducación de la dislexia o el tratamiento de la misma pretenden corregir aquellos factores o funciones deterioradas que originan los síntomas disléxicos; como consecuencia, se pretende a su vez favorecer el aprendizaje escolar y el éxito en la vida. Una práctica habitual y recomendada es el “sobreaprendizaje” que consiste en volver a aprender la lectoescritura bajo dos principios: adecuando el ritmo a las posibilidades del niño o la niña y trabajando siempre bajo el aprendizaje sin errores, propiciando los éxitos desde el principio y a cada paso del trabajo de sobreaprendizaje

B)      Actuaciones desarrolladas por el propio alumno o alumna:

El autoconocimiento, que incluye la aceptación de las dificultades así como la valoración del potencial de aprendizaje y desarrollo, puede ser una pieza clave en la mejora de los resultados del alumno o alumna con dislexia. Por este motivo, a continuación se aportan algunas recomendaciones que, a través del ejercicio de la orientación y la acción tutorial, pueden ser aplicadas en la interacción con el alumnado con un propósito de ayuda en la búsqueda del éxito escolar.

¿QUÉ PAPEL TIENE LA FAMILIA?

La colaboración de la familia es imprescindible en todos los casos, mucho más en este alumnado que puede encontrar mayores dificultades. El papel más importante que tienen que cumplir estas familias quizás sea el de apoyo emocional y social. Se recomienda evitar que la ansiedad de los propios adultos aumente los problemas del niño o la niña. Esta ansiedad puede incrementar la angustia y preocupación, pudiendo generar dificultades emocionales secundarias. Las expectativas acerca de las posibilidades de éxito que tiene una persona influyen directamente en su implicación a la hora de realizar una tarea. Por este motivo, la familia debe dejar muy claro al niño o la niña que puede tener éxito. Los miedos pueden conducir de manera involuntaria al fracaso. Así, la confianza transmitida contribuirá al progreso, lo que acompañará la tarea de los y las especialistas. Un aprendizaje que puede resultar útil a los familiares es el conocimiento de técnicas naturales de relajación. Hacerlas con sus hijos e hijas contribuirá a disminuir la ansiedad en el caso de ambas partes, ayudándoles también a compartir momentos muy íntimos. Es fundamental tomarse el tiempo necesario para escuchar al niño o la niña. Compartir los problemas con alguien que escucha con empatía hace que parezcan mucho menos graves. Se trata de buscar y aprovechar en familia los momentos tranquilos, dando a los hijos e hijas la oportunidad de contar lo ocurrido ese día, de conocer sus preocupaciones.

 

 

Adjunto el Manual de atención al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo derivadas de dificultades específicas de aprendizaje: DISLEXIA  Dificultades específicas de aprendizaje: dislexia editado por Junta de Andalucía. Consejería de Educación. Dirección General de Participación e Innovación Educativa.

 

Os recomiendo la página  http://www.fundacion-aprender.es/  La Fundación Aprender es una institución privada y no lucrativa, que nace de la inquietud de un grupo de padres y profesionales de la enseñanza para dar cobertura educativa a todas aquellas personas, absolutamente normales, pero afectadas por trastornos de aprendizaje: Dislexia, Trastorno de Déficit de Atención (TDAH) , Dislalia, Discalculia, etc.

Añado el link de un documental de Documentos TV  “Palabras al viento” , es un documental sobre la dislexia,  un trastorno que afecta a más del 4% de la población española, causa de gran parte del fracaso escolar y de algunos problemas en el desarrollo laboral y personal. En España, la dislexia todavía es una gran desconocida y está insuficientemente tratada en las aulas.

http://www.rtve.es/television/20110116/documentos-tv-palabras-viento/366640.shtml

Trastorno Obsesivo Compulsivo.Cómo reconocerlo y cómo pueden los padres ayudar más y mejor a sus hijos.

Esta semana, he tenido el gusto de asistir a una obra de teatro llamada TOC, TOC, trata sobre seis personas con Trastornos Obsesivos Compulsivos (TOC) que se conocen en la sala de un afamado psiquiatra con el fin de solucionar sus problemas, pero éste no acudirá a la terapia y serán ellos los que tengan que llegar a sus propias conclusiones. Por ello, esta entrada está dedicada a explicar en qué consiste el Trastorno Obsesivo Compulsivo infanto-juvenil, conocido también por las siglas TOC, se cataloga entre los trastornos de ansiedad y es el 4º trastorno psiquiátrico más común entre la población.

¿Qué es el TOC?

El TOC es un trastorno de origen desconocido en el que se cree que está implicado un factor biológico, concretamente un desequilibrio de serotonina, una sustancia química cerebral. Entre las obsesiones típicas en niños y adolescentes están: temor a la contaminación, fijación con números de buena suerte y de mala suerte, emplear mucho tiempo en realizar tareas cotidianas, necesidad de orden y dudas excesivas. Estos pensamientos provocan ansiedad y pueden conducir a realizar rituales como limpiar, lavar, tocar, contar, organizar, comprobar y acumular cosas de forma compulsiva. Este trastorno afecta gran parte de la vida del niño y es particularmente limitante, porque afecta a los niños durante un período crucial de su desarrollo social y educacional.

¿Cuáles son los síntomas?

El TOC se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones repetidas que causan intenso malestar psicológico e interfieren en la rutina, en el trabajo, en las actividades sociales y en las relaciones familiares del niño que lo padece.

Una obsesión es una idea o pensamiento repetitivo inquietante, desagradable y no deseado, que surge reiteradamente y de forma incontrolable en la mente del niño con TOC, causándole un temor persistente y un alto nivel de ansiedad.

La compulsión es un comportamiento ritual estereotipado que se lleva a cabo, durante mucho más tiempo de lo normal, de forma repetitiva e ininterrumpidamente, y al que el niño con TOC recurre para reducir la ansiedad provocada por una idea obsesiva.

circuloobsesionEl niño con TOC se ve inmerso en un esquema de pensamientos inquietantes y desagradables (obsesiones) o por conductas repetitivas y rituales (compulsiones) que no puede controlar. Para alguien ajeno a esta enfermedad, estas obsesiones y compulsiones carecen de sentido, pero quien padece TOC no puede evitarlas: le provocan ansiedad, le generan una tremenda angustia y le causan un gran sufrimiento y la mayoría de los niños y adolescentes con TOC tienen tanto compulsiones como obsesiones aunque suelen predominar las primeras, sobre todo en los niños más pequeños.

Las obsesiones rondan, frecuentemente, en torno a los siguientes temas:

• La muerte: Piensan en la posibilidad de morir ellos o algún familiar cercano

• El sexo: piensan en la diferencia biológica entre niño/niña, pero creen que no deben pensar en ello y que tener estas ideas no está bien

• Las enfermedades: Piensan que ellos o sus padres pueden tener una enfermedad grave

• Miedo a contaminarse

• Temor a equivocarse o hacer las cosas incorrectamente

 

Las compulsiones más frecuentes son las siguientes:

• Lavarse continuamente: pueden estar lavándose las manos sin parar durante más de 1 hora; lo que puede degenerar en un problema dermatológico

toc1

• Limpiar constantemente.  No soportan la suciedad

• Realizar comprobaciones una y otra vez

• Preocupación excesiva por el orden

• Acumular cosas sin desprenderse de nada

• Repetir constantemente una acción: Sienten que tienen que hacer las cosas un número concreto de veces o de una forma determinada o, de lo contrario, sucederá algo malo, bien a ellos o a sus familiares

¿A qué edad suele iniciarse el TOC?

El TOC infanto-juvenil puede empezar a manifestarse cuando el niño tiene entre 8 y 9 años, aunque se han registrado casos de chicos con un cuadro clínico severo con tan sólo 8 años e, incluso, de niños que a la edad de 3-4 años ya han desarrollado síntomas. La edad de inicio más frecuente se sitúa entre los 15 y los 20 años

¿Qué consecuencias tiene el TOC para el niño afectado?

Las repercusiones del TOC tienen lugar en tres áreas importantes de la vida del niño: en su carácter, en su socialización y en su rendimiento escolar.

• Cambia su comportamiento y su carácter: se muestra más retraído, irritable y hostil; o está más triste sin motivo aparente; o reacciona bruscamente ante un suceso sin importancia.

• Baja su rendimiento escolar, porque es incapaz de concentrarse en nada más que no sean sus rituales compulsivos e ideas obsesivas. Es frecuente el fracaso escolar.

• No tiene amigos, ya que dedica todo su tiempo a sus obsesiones y compulsiones: los demás niños le ven como un chico “raro” y le marginan, o él mismo huye del contacto con los demás al verse rechazado o al sentir vergüenza de su comportamiento. Muchos chicos con TOC piensan que son “bichos raros” porque se dan cuenta de que nadie se comporta como ellos, creen que son los únicos que actúan de ese modo e, incluso, llegan a creer que se están volviendo locos.

TOC_infantil_clip_image002_0006

¿Cómo se diagnostica el toc en niños y adolescentes?

El pediatra puede remitir a los padres a un psiquiatra infantil, que estudiará el comportamiento del niño con información obtenida del mismo niño, de los padres, los hermanos y posiblemente el profesor, y que realizará una entrevista especialmente diseñada para diagnosticar el TOC.

¿Qué tratamientos se utilizan?

Las nuevas directrices de tratamiento del TOC recomiendan la terapia cognitiva-conductual, combinada con medicación.

Se ha demostrado que un nuevo grupo de fármacos, denominados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), actúan sobre el desequilibrio químico cerebral quese cree es   responsable del TOC.

Con el tratamiento se reduce el sufrimiento tanto del niño como de quiénes viven a su alrededor, porque en general, suele haber siempre conflictividad familiar y también en otras áreas. La mejora de la convivencia está en relación con la disminución de irritabilidad del niño. Probablemente va a mejorar también su rendimiento escolar, ya que el control de los síntomas dejará de interferir en la concentración y atención del niño en el colegio.

¿De qué forma pueden los padres ayudar más y mejor a su hijo?

Tanto la familia como los profesores de un niño con un Trastorno Obsesivo Compulsivo deben estar coordinados con y por el clínico que se supone que está asistiendo a este niño.

Tienen que entender en qué consiste el trastorno, sino no podrán ayudar suficientemente.

Dado que en la mayoría de los casos la familia suele intervenir y participar activamente en las compulsiones, en los rituales del niño, tiene que saber que eso no lo puede hacer en absoluto porque puede estar, sin darse cuenta, reforzando, potenciando sus rituales. Tendrá que entender que este niño no es un niño que se porta mal y que no le da la gana hacer las cosas de otro modo, sino que se siente impulsado a hacerlo por su ansiedad.

Asociación de apoyo

ATOC es una asociación nacional sin ánimo de lucro dedicada a proporcionar apoyo, educación y asesoramiento a personas con TOC, a los miembros de sus familias y a la comunidad de salud mental. La misión de la ATOC es difundir la investigación, la comprensión y el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo.

Se puede conseguir información exhaustiva sobre el TOC  a través de ATOC:

www.asociaciontoc.org

A continuación os dejo el link de un documental de Luis Vallester 2010 Psicology Department 2010. 

(Está dividido en 5 vídeos)

http://www.youtube.com/watch?v=H5ngPaaI0Xo